Nueva Beca Honra la Vida de Consagrada Educadora

The late Central Falls principal Maureen Azar
Rhode Island College Impact

Una nueva beca en memoria de una querida directora de Central Falls ayudará a aquellos estudiantes de Rhode Island College interesados en estudiar educación física.

Cuando las hermanas Joanne Diggle ’82 y Maureen Azar ’85 estaban creciendo, existían pocas dudas sobre el camino que seguirían sus vidas académicas. 

“Todas las hermanas de nuestro padre eran maestras de escuela primaria, así que mi hermana y yo seguimos sus pasos”, recuerda Diggle. 

Las dos hermanas alcanzarían vidas exitosas como educadores en su ciudad natal de Central Falls. Sin embargo, la carrera de casi 30 años de Azar se vio truncada después de que falleciera repentinamente en 2014 a sus 50 años.  

En honor a la querida ex directora de Ella Risk Elementary, el Fondo de becas conmemorativas Maureen Azar otorgará subvenciones a estudiantes de Educación Física y Salud que están por cursar sus últimos años académicos en Rhode Island College, que tengan buen nivel académico, demuestren necesidad financiera y posean un compromiso con la familia, la educación y la comunidad tal como lo tuvo Azar.  

La beca se estableció a través de una donación de $30,000 de un donante anónimo que no es allegado a Azar ni a su familia. 

“Este generoso obsequio honrará el compromiso de la ex directora con la comunidad y la salud, al extender su legado a otra generación de maestros”, dice la Decana de Educación de RIC, Jeannine Dingus-Eason. “Apreciamos mucho el amable y considerado regalo”. 

Diggle, que ahora es una maestra de primaria jubilada de Central Falls, dice que la beca es un gran honor para reconocer los esfuerzos de su hermana. 

“Realmente me conmueve que un donante y la universidad quieran conmemorar a Maureen de esta manera”, dice Diggle. “Me quedé sin palabras cuando me enteré de la beca y del hecho de que promoverá la educación de alguien que quiere seguir los pasos de Maureen”. 

Los beneficiarios de la beca tendrán grandes expectativas porque Azar ha dejado una impresión duradera en Central Falls. Pues después de graduarse de RIC en 1985, se convirtió en maestra de educación física en varias escuelas de Central Falls, desde el jardín de infantes hasta la escuela secundaria, cuenta Diggle. 

“La educación física era su pasión”, afirma. “Tenía una enorme ética de trabajo y también era dedicaba a las familias, los estudiantes y sus colegas”. 

Incluso después de haber sido nombrada directora de Ella Risk, todavía se podía encontrar a Azar enfatizando la importancia de la educación física para los estudiantes. 

“Aunque estuviera vestida con un traje, siempre tenía las zapatillas y la ropa deportiva cerca para jugar con los niños en el recreo”, dice Diggle. “Ella siempre volvía a sus raíces de educación física, asegurándose de que los niños estuvieran en buen estado físico y que comieran saludablemente”. 

Cuando el clima no era bueno para jugar al aire libre, Azar reunía a sus niños en la cafetería de Ella Risk y les leía de su colección personal, que ahora permanece de exhibición en la escuela. 

Aparte de su carrera como directora, Azar fue una viajera mundial que tomó muchas fotos. 

“Le encantaban los lugares tropicales y era una excelente fotógrafa”, dice Diggle. “Su repentino fallecimiento impactó no solo a mi familia sino a toda la comunidad de Central Falls. Maureen nunca quiso mucho reconocimiento por lo que hacía. Tenía un espíritu tranquilo y generoso”. 

Este fondo de becas está abierto a contribuciones de egresados y amigos que conocieron a Maureen Azar o cualquier persona que apoye el propósito del fondo. Para información adicional, los interesados​​pueden comunicarse con la fundación al 401-456-8460.